Acciones CFDs

El término CFD significa Contrato por Diferencia. El contrato es un acuerdo entre dos partes para intercambiar la diferencia entre el precio de apertura y el de cierre del instrumento. El trading de CFD te permite tomar una posición sobre el valor de un instrumento y predecir si aumentará o disminuirá. Como producto de derivados, en realidad no posee el activo subyacente directamente, lo que te ahorra costos tradicionales de negociación física y todo lo que haces es simplemente negociar sobre el movimiento de los precios subyacentes.

La principal ventaja de CFD es que te permite beneficiarte no solo de los mercados en alza sino también de los caídos, mientras que las formas convencionales de negociación te permiten obtener ganancias solo cuando el mercado se expande.

Por ejemplo, si crees que el precio de un activo va a subir, vas a largo o ‘compra’ y te beneficiarás de cada aumento en el precio. Si crees que el precio de un activo va a caer, te quedas a corto o “vendes” y te beneficiarás de cada caída en el precio. Solo sufres una pérdida si los mercados no se mueven en la dirección que esperabas.